Archivos y Posconflicto, Archivos Para Construir Nación

| | ,

Durante más de seis décadas de conflicto armado interno en Colombia, los archivos fueron las víctimas silenciosas de los diferentes actores del conflicto, cuando no de actos delictivos deliberados para cubrir hechos de corrupción a lo largo y ancho de la geografía nacional. Durante las tomas guerrilleras y las retomas por parte del otro bando, los archivos fueron destruidos, volados con bombas, mutilados, incendiados o abandonados en las regiones donde más se recrudeció el conflicto.

Para que los archivos sean evidencia para la construcción de memoria, verdad, justicia y reparación integral, se requiere que los procesos técnicos sean acordes a los conceptos de enfoque territorial y poniendo a las víctimas como el centro principal.

Ignacio Epinayu

El resultado: archivos destruidos, desaparecidos, desmembrados o parcialmente quemados, debido acciones deliberadas o por omisión cómplice de sus administradores, testigos mudos de la desidia estatal en cabeza de las organizaciones gubernamentales en el orden regional o local, así como las agencias nacionales en los territorios.

No obstante las dificultades para el acceso y uso de los documentos, los archivos judiciales fueron la mina de oro para valientes periodistas que sacaron a la luz pública denuncias sobre corrupción, desplazamiento forzado, despojos de tierra, masacres, etc. como lo evidencian los informes periodísticos de portales como verdadabierta, que han hecho el cubrimiento del conflicto armado en Colombia.

La firma del “Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera” entre las FARC-EP y el Gobierno Nacional, termina el conflicto con el grupo armado ilegal más antiguo del continente y con más capacidad de respuesta militar para enfrentar al Estado, abriendo la compuerta para generar condiciones para una paz estable y duradera.

En dicho Acuerdo se establece la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y No Repetición, que tiene entre sus funciones “Adoptar medidas para el archivo de la información recolectada en el marco de sus funciones y al término de su mandato tomas las medidas necesarias para asegurar su preservación. La comisión definirá la entidad que será depositaria de estos archivos y los custodiará.” El mismo documento dispone que la Comisión establecerá los lineamientos para que la entidad depositaria adopte los mecanismos correspondientes para que las víctimas y la sociedad en general puedan acceder al archivo de la información recolectada. 

Por otro lado, el excomandante de las AUC, Iván Roberto Duque, alias “Ernesto Báez”, en entrevista a Noticias Uno hace énfasis en que el verdadero aporte para una paz estable y duradera es la verdad completa“No la verdad expuesta por el gobierno sobre lo ocurrido en el conflicto, no la verdad que reposa en los anaqueles oficiales, que muchas veces se extravía y se pierde”.

Desde el punto de vista archivístico el reto es más complejo que la intervención cotidiana con la que se ha venido trabajando de espaldas a la realidad política del país: 

i) Hacer de los archivos verdaderos recursos de información, antes que meros depósito de archivo con documentos estéticamente dispuestos para cumplir con requisitos normativos.

ii) Aterrizar el lenguaje técnico documental a un lenguaje que le permita a las víctimas acceder a la información contenida en los depósitos de archivo, con el esfuerzo interdisciplinario para ello, pensando siempre en el usuario final, que son las víctimas y sus familias.

iii) Realizar las descripciones técnicas que se requieran para garantizar el acceso a la información, visibilizando los archivos donde potencialmente puedan existir recursos de información para la reconstrucción colectiva de la verdad total.

iv) Ampliar el espectro de intervención tradicional que trascienda la visión orgánico-funcional con que se han intervenido los archivos y documentos, toda vez que los registros incluirán colecciones de documentos, informes técnicos, grabaciones, testimonios orales y documentos que no se consideran documentos de archivo en estricto sentido, ya que los archivos oficiales solo son una parte de la verdad, pero no la verdad absoluta que permita al menos conocer la verdad histórica de los hechos ocurridos durante la guerra. 

Finalmente, para que los archivos sean evidencia para la construcción de memoria, verdad, justicia y reparación integral, se requiere que los procesos técnicos sean acordes a los conceptos de enfoque territorial, poniendo a las víctimas como el centro principal en el acceso a la información. Visibilizar a los olvidados, a las víctimas, a los territorios que tienen una historia por narrar, es en definitiva, es el aporte de la archivística para construir Nación. 


Referencias bibliográficas
 
COLOMBIA. Gobierno de Colombia – FARC-EP. (2016). Acuerdo Final para la terminación del conflicto. Cartagena, Colombia. http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/procesos-y-conversaciones/Documentos%20compartidos/24-11-2016NuevoAcuerdoFinal.pdf
 
Noticias uno. (2017). Más de la mitad de los paramilitares quedaron por fuera del proceso de paz en el gobierno Uribe: Ernesto Báez. Bogotá, Colombia. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=bvGzw_7GQbQ
 
Verdad Abierta. (2017). Procesos de Paz y Tierras. Medellín, Colombia. Recuperado de: https://verdadabierta.com/tierras/
Comparte esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Anterior

Activística, una Apuesta de Acción Colectiva por la Archivística

Firmas Escaneadas y Otros Demonios

Próximo

1 comentario en «Archivos y Posconflicto, Archivos Para Construir Nación»

Deja un comentario