Orientación de las Competencias del Profesional en Ciencias de la Información en Tiempos de COVID

| |

La sociedad del conocimiento demanda evaluar y considerar la vigencia de las competencias que tiene el profesional de la información, se basan en los fundamentos teóricos de la archivística y la bibliotecología, en respuesta a la evolución e inmediatez del entorno que ha otorgado la pandemia, obliga a la transformación y direccionamiento tecnológico. 

Sin entrar a examinar los diversos enfoques que imparten las Instituciones de Educación Superior (IES) en el contexto colombiano para la formación de profesionales de la información, omitiendo factores sociodemográficos y culturales, sugiero la elección de algunas competencias que, desde el análisis de fuentes de información, la observación del gremio y mi propia experiencia, han tomado fuerza debido al surgimiento de la pandemia y al cambio impuesto de las circunstancias laborales. 

Es conveniente que antes de abordar las competencias requeridas, el profesional de la información, con el fin de reconfigurar pasiones frente al quehacer ya sea como bibliotecólogo o como archivista desde la autocrítica y la autorreflexión, evalúe aspectos acerca de su enfoque y sus motivaciones personales. 

En este texto, pretendo destacar las competencias que se deberían explotar en tiempos de COVID, como estrategia de marca personal y de lineamiento de un perfil que compita en un entorno informacional. En un segundo momento, me enfocaré en las habilidades cognitivas que permitan develar al profesional las ventajas de reconocer el entorno y la relación con las competencias que se adquieren al hacerlo.

El profesional de la información debe tener conocimiento sobre conceptos de la transformación digital, estableciendo criterios para implementar tecnologías especializadas al interior de la organización

Liliana López Garzón

Las habilidades blandas o denominadas competencias personales, están directamente relacionadas con la personalidad. Dentro de este grupo, voy a resaltar las habilidades que considero indispensables en la coyuntura actual: la iniciativa, habilidades comunicacionales, análisis del entorno y su sector, negoción y curiosidad intelectual.

La curiosidad intelectual, vista como el interés autónomo por conocer y adquirir conocimientos, invita a crear conexiones con otras disciplinas lo que a la vez promueve el trabajo colaborativo con otros profesionales, de tal forma que se obtienen soluciones efectivas desde perspectivas alternas y que orientan la construcción de conocimiento colectivo.

Desde una perspectiva cognitiva es bueno analizar el entorno; inicialmente es conveniente retratar los factores políticos, tecnológicos, y humanos que faciliten el planteamiento de estrategias dentro el área de trabajo, retratar políticas institucionales y públicas que permitan reconocer la dinámica organizacional.

Aunque constantemente se menciona la adaptación al cambio, hoy debería asumirse de forma inmediata y creativa, orientando y acondicionando procesos y tecnologías para garantizar la continuidad del negocio. Las destrezas o competencias profesionales para este escenario tienen que ver con el conocimiento técnico, la pedagogía en espacios virtuales de aprendizaje, el pensamiento crítico, la gestión de proyectos, el conocimiento tecnológico, el teletrabajo, la visión del negocio y dominar un segundo idioma.

Es fundamental desarrollar destrezas técnicas que refuercen las habilidades cognitivas, fortalezcan la formación profesional en espacios virtuales de aprendizaje y se autogestione la propia capacitación digital, más aún si estamos hablando de alfabetización informacional, intercambio y consumo de información. Profundice en metodologías para gestión de proyectos, estas facilitan la productividad, eficiencia, monitoreo de procesos y propician herramientas clave en la detección de riesgos, seguimiento y control a través de indicadores, por ejemplo, PMI (Project Management Institute), SCRUM (Metodología ágil), Lean Six Sigma.

Transversal a estas competencias descritas se encuentra el pensamiento crítico presente en todas las decisiones del profesional en ciencias de la información, pues soluciona problemas que se presentan en la prestación de los servicios y en las necesidades de los usuarios. Si el deseo es destacarse en un ambiente competitivo es hora de cuestionar y argumentar con mayor firmeza la toma de decisiones, su desarrollo consolida la intuición y la lógica desde un mismo fenómeno para diferentes contextos.

El análisis de datos e información permite al profesional y a las unidades de información tener una visión clara de la estrategia del negocio, detectar tendencias de mercado, anticipar los cambios que se avecinan tales como: amenazas, oportunidades y nuevas realidades. Para ello se recomienda desarrollar proyectos relacionados convigilancia tecnológica, inteligencia de negocios, inteligencia artificial y big data, por nombrar algunos. 

Ahora bien, las habilidades que considero se deben potenciar en tiempos de COVID giran en torno a las tecnologías de información que, requieren enfocarse en el ecosistema digital al que hoy nos vemos expuestos. Dada la abundancia de fuentes, la búsqueda y recuperación de información es una competencia que debe fortalecerse, analizando y evaluando su credibilidad, su fiabilidad, procedencia y pertinencia. 

Localizar, organizar, preservar la información y las fuentes con mayor detalle, también sigue siendo una labor primordial del profesional; sin embargo, el diseño y divulgación de contenidos, la creación de productos de información a través de redes sociales y plataformas digitales obliga a tener clara la legislación concerniente a la protección de datos, acceso a la información pública y uso de esta.

El profesional de la información debe tener conocimiento sobre conceptos de la transformación digital, estableciendo criterios para implementar tecnologías especializadas al interior de la organización, que se integran con las políticas y lineamientos definidos por el equipo de tecnología, ofreciendo experiencias de valor que impacta la vida cotidiana de sus usuarios. Todas las unidades de información requieren conocimientos en programación e implementaciones de bajo nivel, que no necesariamente conoce un ingeniero de sistemas, explorar este tipo de conocimiento técnico, facilita la comunicación en este escenario con propiedad y claridad.

Gestionar comunidades virtuales equivale a la función que actualmente ejerce el community managersin embargo, es responsabilidad del profesional de la información la comunicación con la comunidad en espacios colaborativos, formular respuestas ágiles y dinámicasfomentar la participación y conexión con el entorno, la gestión de servicios, procesos y recursos de información que satisfagan las necesidades de los usuarios.  

Adicionalmente, en los nuevos escenarios laborales bajo la modalidad de teletrabajo se debe asegurar el bienestar del equipo de trabajo, monitoreando los riesgos de seguridad y salud, de tal forma que se cumplan con los protocolos de bioseguridad, para de esta forma garantizar la continuidad del negocio prestando los servicios y los recursos de la unidad de información.

Por último, sugiero el aprendizaje y dominio de un segundo idioma, no solo para reforzar la actividad de búsqueda y recuperación de información, sino como herramienta que posibilita la adquisición de nuevos conocimientos, acceso a investigaciones y espacios en línea de índole internacional, desarrollo y capacitación profesional.

Negociando con el COVID


En conclusión, en un proceso de crecimiento y desarrollo profesional, convergen conocimientos adquiridos en la academia y experiencias laborales, estas últimas determinadas por contextos específicos que desafía a la persona en su propia realidad. A partir de estos dos factores (conocimientos y experiencias) es posible que se esclarezcan competencias no descritas anteriormente y otras que son de aprendizaje permanente. 

Lo cierto es que afianzar estas habilidades le permitirá adaptarse a un entorno más exigente, y por ende aportar en la consolidación de su imagen, categoria y valoración profesional. Estas competencias, también delinean nuevos perfiles, posicionan al profesional de la información en nuevos sectores de desempeño, consolidándose con una imagen más atractiva para el mercado. 

Cabe destacar que quienes han identificado y potenciado estas habilidades y nuevas formas de respuesta, son quienes en medio de la dubitación con reservas y algo de aceleración, consiguieron adaptarse al inoportuno COVID.En algunos casos haciendo sus unidades de información más visibles, activas y productivas, que de manera presencial eran percibidas como el depósito tradicional de documentos, dedicados a la preserva y conserva documental meramente en formato papel.


Referencias
Centro Nacional de Desarrollo O * NET. Ayuda en línea de O * NET: Encuentre ocupaciones. O * NET en línea. Consultado el 27 de julio de 2020 en https://www.onetonline.org/help/online/find_occ
 
Comisión Europea ESCO. Clasificación europea de capacidades/ competencias, cualificaciones y ocupaciones. (2020). Consultado el 27 de julio de 2020 en https://ec.europa.eu/esco/portal/occupation?resetLanguage=true&newLanguage=es&fbclid=IwAR38Dah9j1ae1I0HAFPUpmBC8_KTKrrzdUr9O-ZDLabF2CSjdOj0mkBx1Nc
 
Equipos & talento. Las competencias más demandadas después del Covid-19: The Valley desvela las hard y soft skills claves para salir reforzados de esta crisis (2020). Consultado el 27 de Julio de 2020 en:https://www.equiposytalento.com/noticias/2020/04/16/las-competencias-mas-demandadas-despues-del-covid-19  
 
Fernández, M.,  Zayas, R. y  Dávila, O.,  (2007). Competencias profesionales de los bibliotecarios de ciencias de la salud en el siglo XXI (p. 8). Consultado el 23 de Julio de 2020 en http://eprints.rclis.org/10929/1/05-Competencias_profesionales.pdf
 
Marquina, J. (2016). Las competencias digitales que todos los bibliotecarios/as deben tener. Consultado el 26 de Julio de 2020 en https://www.julianmarquina.es/las-competencias-digitales-que-todos-losbibliotecariosas-deben-tener
 
Rueda, M. (2014). Tesis doctoral: La Gestión del Conocimiento y la Ciencia de la Información: Relaciones disciplinares y profesionales. Consultado el 23 de Julio de 2020 en:https://earchivo.uc3m.es/bitstream/handle/10016/19345/tesis_rueda_martinez.pdf?sequence=1&isAllowed=y
 
Staffing América Latina (2020). Ampliar las competencias personales e interpersonales en la era del COVID-19: Importante orientación sobre las competencias personales e interpersonales necesarias para una vuelta al trabajo. Consultado el 28 de Julio de 2020 en:  https://staffingamericalatina.com/ampliar-las-competencias-personales-e-interpersonales-en-la-era-del-covid-19/
Comparte esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Anterior

Archivos de derechos humanos en Colombia: documentos que gritan verdad

Archivística Latinoamericana; más allá de las castas y las jerarquías.

Próximo

Deja un comentario